¿A dónde va el dinero de las fotomultas?

Ingresos se concentran en consentir a “pulpo camionero”

¿A dónde va el dinero de las fotomultas?

Hasta 54.4 pesos de cada 100 del Fideicomiso de Inversión y Administración para la Mejora de la Seguridad Vial se han dedicado a consentir a los concesionarios del transporte público. En total han recibido 547.1 millones de pesos de los 968.7 millones recaudados por fotoinfracciones desde el año 2018 a la fecha.

Específicamente los recursos se han destinado a apoyo a ruta empresa, subsidio al sistema de recaudo, programa de chatarrización de unidades de transporte público, apoyo programa de equipos electrónicos adaptados a Mi Transporte y renovación del parque vehicular del transporte público.

En total 29 conceptos o destinos se consideraron en los últimos tres años, sin embargo, en 2020 solo tuvieron recursos 10 conceptos y en lo que va de 2021 han sido siete conceptos, entre los cuales destacan 63.2 millones de pesos que se regresaron a la Secretaría de la Hacienda Pública.

Destaca que a pesar de que el objetivo primordial del fideicomiso es invertir en la seguridad vial, la renovación de la infraestructura de la movilidad en la ciudad como la semaforización o balizamiento, no ha tenido atención en los últimos años, comparte el académico del Departamento de Economía en la Universidad de Guadalajara (UdeG) Antonio Ruíz Porras:

“Incluso en 2021 tuvo un subejercicio y los recursos se regresaron. Uno diría que en principio sería deseable que los recursos que se disponen se usaran plenamente y que se apliquen a puntos estratégicos o programas como ‘Salvando vidas’, infraestructura o señalización”.

Consulta la lista completa de ingresos y egresos del fideicomiso: https://docs.google.com/spreadsheets/d/1RNfUA-SBt7VZydIVjUk_t7c6r8W-fP8ReF7lGkfZRu4/edit?usp=sharing

“Definitivamente, la distribución de los fondos no debería ser así”, sentencia el coordinador del Observatorio Ciudadano de Movilidad y representante del colectivo Bicicleta Blanca, Ollin Monroy. Si bien reconoce que es importante la renovación de las unidades de transporte público, contrapone que el gasto no debería concentrarse solo en el erario público: “La responsabilidad de adquirir las unidades debería recaer en los transportistas, pero se aprovechan de cualquier cuestión coyuntural”.

Muestra de lo anterior es que El Informador reveló que el monto por cada equipo de prepago fue de 80 mil pesos, mismos que fueron instalados por la empresa EB Jalisco, cuyo representante es Hugo Maximiliano Higareda Macías vicepresidente de la Alianza de Camioneros ligado a 10 rutas de transporte y a Óscar Higareda Macías (relacionado con la Ruta 380, la más utilizada de la ciudad).

Ollin Monroy expone que un rubro donde deberían concentrarse recursos y esfuerzos es la seguridad y mejora integral de la movilidad, plasmada en accesibilidad universal de las unidades de transporte público, cruceros seguros y accesibles para personas con discapacidad, ampliación de banquetas y capacitación para choferes de transporte público y atención integral a las víctimas de la violencia vial.

“Estos recursos se deben usar para generar una movilidad más integrada y segura. Implica inversión en infraestructura pero integrada en un sistema, no en intervenciones aisladas que no inciden en la raíz del problema. Por ejemplo, cuando ha ido creciendo la red de ciclovías conectadas entre sí, ha disminuido la cantidad de víctimas mortales de ciclistas y atropellados”, afirma el coordinador del Observatorio.

Particularmente en el rubro de la reparación del daño a víctimas de accidentes, aclara que aún existen pocos protocolos de actuación para las autoridades relacionadas como la Secretaría de Movilidad, policías municipales y la Fiscalía, ya que conoce casos en que los policías presionan a ciclistas o peatones cuando son atropellados para que desistan de sus denuncias contra los responsables de los incidentes; así los condicionan a acceder a atención médica.

De hecho, para obligar a los transportistas a pagar gastos médicos o funerarios se debe seguir un juicio civil contra el transportista particular, cuando brindan un servicio público.

Hasta junio de 2021 se han documentado 22 muertes en accidentes viales donde participaron unidades de transporte público, cinco de ellos peatones y dos ciclistas. En 2020 fueron 51 personas en total, en 2019 60 y en 2018 fueron 91, según datos de la Secretaría de Transporte (Setran). En cuanto a los accidentes donde han estado involucradas unidades del transporte público, hasta junio de 2021 van 170, de seguir la tendencia, al final del año serían menos que en 2020 cuando se registraron 468, previamente en 2019 fueron 986.

A pesar de esto, se utilizaron 129 mil 200 con 52 centavos del fideicomiso solo en 2018 para cubrir gastos funerarios.

El origen del Fideicomiso

El Fideicomiso de Inversión y Administración para la Mejora de la Seguridad Vial se creó en marzo de 2018 durante la administración estatal de Aristóteles Sandoval, con el objeto de administrar el dinero derivado del cobro de infracciones aplicadas por exceso de velocidad de los vehículos automotores o por no respetar el semáforo en alto, detectadas con los dispositivos electrónicos instalados en diferentes puntos de la zona metropolitana de Guadalajara

Este fideicomiso es comparable administrativamente a una entidad paraestatal como los organismos públicos desconcentrados.

El dinero se destinaría a finiquitar los contratos, a la conservación, ampliación y mantenimiento de equipo para detección de paso en semáforos, para el pago de servicios personales y el desarrollo del Programa de atención a víctimas del transporte público. En agosto de 2018 fue su última modificación y se incluyeron otros fines de los recursos como proyectos de movilidad urbana sustentable y un subsidio para que los concesionarios del transporte público urbano emigren al sistema de transporte urbano denominado ruta empresa.

Desde la Ley de Movilidad y Transporte se establece que los ingresos que se recauden por infracciones como exceder en más de diez kilómetros por hora el límite de velocidad máximo permitido, siempre que existan señalamientos en donde se anuncie el citado límite de velocidad.

En un inicio la mayor parte del dinero se destinó al pago de adeudos y finiquito de los contratos con Autotraffic S.A. de C.V., que era la encargada de administrar el sistema de fotoinfracciones desde 2016 pero fue señalada durante 2017 de hacer cobros excesivos por la operación al Gobierno del Estado.

Otros conceptos incluidos en los gastos del Fideicomiso al ser modificado fueron la adquisición de bienes y servicios que sean necesarios para continuar con el operativo, pago de infraestructura vial y al desarrollo de programas de atención a víctimas. En el contrato se establece como principal motivo de cambio “que se permita subsidiar con recursos de su patrimonio a los concesionarios del transporte público urbano que habiendo cumplido con los requisitos establecidos por la Secretaría de Movilidad, emigren al sistema de transporte urbano denominado ruta-empresa, se atiendan programas de sistemas de movilidad no motorizada, y que el fideicomiso quede sectorizado a la Secretaría de Movilidad”.

Los fines complementarios del dinero fueron:

  • Pago de obras de infraestructura vial.
  • Conservación, ampliación, compra y mantenimiento de dispositivos para la operación y procesamiento de infracciones, señales y señalamientos para regular el tránsito y mejorar la movilidad en la zona metropolitana.
  • Adquisición y mantenimiento de software, dispositivos electrónicos, cámaras y todo lo demás que fuera necesario para que continúe con la operación del programa fotoinfracciones.
  • Otros pagos que sean considerados por los organismos de la sociedad civil.
  • Pagos de proyectos de movilidad urbana y pagos a los concesionarios del transporte.
  • Programas de sistemas de movilidad no motorizada.

En el contrato anterior se consideraban conceptos como  “desarrollo de infraestructura vial en general” y “pagos por concepto de apoyo al desarrollo del programa de atención jurídica, psicológica y labor social a las víctimas del transporte colectivo público o transporte en general”.

A pesar de la concentración de los recursos en pocos conceptos, el académico de la UdeG Antonio Ruíz Porras asegura que un fideicomiso es el mecanismo más útil para manejar la recaudación por fotomultas. Explica que un fideicomiso tiene reglas conocidas por los involucrados y se pueden rendir cuentas constantemente y, primordialmente, que un fideicomiso no depende de ejercicios presupuestales anuales donde se programa un gasto que necesariamente debe sujetarse a un periodo específico.

“Los recursos se pueden usar en el momento necesario (…) Es una gran ventaja que, al no estar limitados por ciclos presupuestales, siempre hay dinero disponible”.

Para lograr un reparto mejor justificado en atención de las necesidades de movilidad en la ciudad, el académico propone replantear las reglas del contrato ya que como está planteado “da pie a pensar que no se usa de la manera más eficiente posible (…) hay ciertos rubros que es importante apoyar porque han estado descuidados en los últimos meses”.

2021, un año de fotomultas fantasma

Durante el año 2021 miles de personas en la ciudad se han quejado por el levantamiento de fotomultas por rebasar límites de velocidad sin razón alguna.

Un reportaje de El Informador indicó que la Agencia Metropolitana de Infraestructura para la Movilidad reconoció irregularidades técnicas con la información de este tipo de multas que llegaban a los domicilios de las personas sin datos, fecha o lugar de la infracción. Solo de enero a octubre de 2020 se emitieron un millón 201 mil fotomultas. La cifra es la más alta de los últimos tres años. En ese mismo año se presentaron seis mil 972 recursos de inconformidad por este tipo de irregularidades que ganaron los automovilistas. Sin embargo solo puede ser acreedores de un descuento de hasta el 50% de su fotomulta.


Territorio es un medio libre e independiente que busca producir periodismo balanceado, abierto y de calidad.  Tu contribución es muy importante para continuar, alcanzar a más personas, mantener nuestra independencia editorial de intereses ajenos y ofrecer trabajo seguro, estable y suficiente para nuestros periodistas. Hay distintas formas de apoyarnos, asistiendo a alguno de nuestros cursos en Plural, obteniendo alguno de nuestros productos en la tienda o donando directamente en nuestra página de donaciones.

¡Muchas gracias!

#TerritorioBienPúblico