¿Por qué se inunda Zapopan?

Rezago, marginación y desigualdad

¿Por qué se inunda Zapopan?
Diseño: Marcela Gámez

A las faldas del Cerro del Colli se encuentran las colonias Lomas de la Primavera, Miramar, El Fortín, Arenales Tapatíos, entre otras, que vivieron horas en vilo durante las lluvias del 24 y 25 de julio que inundaron más de 400 casas por el desbordamiento del Arroyo Seco o El Seco. Las calles de estas colonias se anegaron de lodo, troncos y muebles que salieron de las casas arrastrados por el agua, mientras que en viviendas cercanas de colonias como El Bajío o Ciudad Granja la afectación se limitó a encharcamientos.

La tormenta del fin de semana se concentró en las cercanías del Bosque La Primavera, y representó la quinta más intensa del temporal en Jalisco con 40.6 litros de agua por cada metro cuadrado según datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Para dimensionar la intensidad de la lluvia, la precipitación que incrementó los niveles del Río La Pasión en Tizapán El Alto e inundó 90 casas alcanzó los 73.5 mm; la tormenta que afectó nueve fraccionamientos de Tlajomulco y dejó fincas dañadas el 10 de julio fue de 70.4 mm, y la del 8 de julio que anegó 115 viviendas en Acatlán de Juárez fue de 127 mm, acorde a datos concedidos en conferencia de prensa por el secretario General de Gobierno, Enrique Ibarra, y la Conagua, respectivamente.

Rezago y marginación agudiza afectaciones

Las consecuencias por estos niveles de precipitación varía dependiendo el rezago social y acceso a servicios básicos. Una casa en el área inundada cuesta un promedio de un millón 400 mil pesos aunque no en todas las colonias se conoce el dato porque centenas de viviendas se encuentran en asentamientos irregulares. El propio Instituto Metropolitano de Planeación expone que varias de estas colonias no están reguladas territorialmente.

Área irregular cerro del Colli

Áreas irregulares en Zapopan

El Instituto cita que estos asentamientos son resultado de una ocupación ilegal o subdivisión no permitida de los suelos y de prácticas de exclusión que han contribuido a la existencia de condiciones históricas de desigualdad en cuanto a crecimiento económico y distribución de la riqueza.

En contraste, en la zona de El Bajío, al otro lado del Cerro de El Colli, el costo de las viviendas se eleva a 34 millones de pesos, según datos recopilados por el Instituto de Información Estadística y Geográfica de Jalisco.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) ya había detectado desde el año 2000 que la localidad de Lomas de La Primavera mostraba altos niveles de rezago social con un cuarto de su población analfabeta, un tercio de ella viviendo en casas con pisos de tierra y sin sanitario y nadie con agua potable ni drenaje. Para 2020 esta localidad no fue considerada en los indicadores del Coneval.

Acceso a recursos básicos

El área afectada a las faldas del cerro del Colli comenzó a poblarse en los años noventa con la organización de dos representantes que dividieron los terrenos de seis por 15 metros a cada familia. Las primeras casas tenían solo un par de muros de tabique y concreto, pero la mayoría se construyeron con materiales reciclados como cartón, plástico y lámina.

Obras sin responsabilidad hídrica

Desde el 2018, el Ayuntamiento de Zapopan no asignó rehabilitación u obra alguna en el Arroyo El Seco, que se desbordó con las lluvias del fin de semana. Su listado de obras indican que la última vez que invirtió en el área fue en 2018 cuando se desazolvó y limpió el cauce y canal del Arroyo Seco de Lomas de la Primavera a Periférico por un monto de 1.6 millones de pesos (mdp), asignados de manera directa a la empresa J&L Asesoría y Servicios que crearon en 2017 Elisa Julieta Parra Garcia y María Luiza Martínez Almaraz, ex funcionarias de la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública de Jalisco acusadas de operar una red de "moches", según una investigación de Mural Elisa se afilió al Partido del Trabajo en 2021 y coordinó su campaña electoral

También en 2018 se construyó un muro de protección de arroyo pluvial en la colonia Miramar por 690 mil 321 pesos, también por adjudicación directa a GA Urbanización.

En el 2016 se realizaron los mismos trabajos en el canal Tepeyac de la colonia Miramar con un costo de 1.5 mdp asignados de manera directa a Construcciones Anayari. En 2017 se licitó una obra para mejorar el Arroyo Seco entre las calles Puerto Tampico y Tezontle de la colonia Miramar Poniente, una obra que costó 2.9 mdp y asignada también a GA Urbanización.

En abril de 2021 se pagaron a Construcción Desarrollo y Proyectos JMR 3.4 mdp por la construcción de  infraestructura pluvial en calle Gardenia en la colonia Miramar Poniente, lejano a la zona de la inundación.

Además de la falta de mantenimiento y desazolve del cauce, este año se registraron dos incendios en el Cerro de El Colli, cercano a las colonias afectadas. La asociación civil Anillo Primavera expuso en redes sociales que el 30% de las laderas del bosque La Primavera son inestables a consecuencia de las conflagraciones recientes y presentan poca capacidad de retención de agua.

En conferencia de prensa del 25 de julio, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez expuso que existe incertidumbre y que los fenómenos naturales como la lluvia y la inundación son incontrolables para las autoridades

“Pensar que esto tiene que ver con otras situaciones es un error. Son fenómenos de consecuencia del cambio climático (…) El gobierno hace su trabajo pero, insisto, son fenómenos naturales extraordinarios que están golpeando al planeta, no solo a Zapopan”, dijo el gobernador.

Sin embargo, investigadoras como Virginia García Acosta, del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, ha evidenciado en varios artículos que es errada la perspectiva que atribuye desastres a causas naturales ya que en realidad son generados por “prácticas humanas relacionadas con la degradación ambiental, el crecimiento demográfico y los procesos de urbanización, todos éstos vinculados en gran medida con el incremento de las desigualdades socioeconómicas”.

El investigador de la Universidad de Guadalajara (UdeG) y experto en gestión del agua, Arturo Gleason, explica en entrevista que en el caso particular de la zona inundada se debió a una insensibilidad hídrica en la planeación urbana ya que no se toma en cuenta el ciclo natural del agua para la construcción y desarrollo de asentamientos humanos.

Abunda que la sensibilidad implica conocer el comportamiento del agua desde que llueve, se escurre y se infiltra en el subsuelo, pero con la deforestación, remoción de masa vegetal que permite la absorción del agua que se ha suplido por concreto de una manera desordenada, además de los incendios registrados este año en el Bosque La Primavera, evitaron que el agua se retuviera de forma natural o pasara por el subsuelo. De hecho, en 2017 y 2018 el Ayuntamiento de Zapopan realizó obras de pavimentación en las colonias Miramar y Carlos Rivera Aceves.

“Si no hay árboles que capten el agua, el escurrimiento se dispara. Y como es una zona plana que la naturaleza creó para que el agua se estancara ahí, el agua baja con velocidad y se topa primero con las casas porque no hay nada que la retenga”.

Contrapone que atribuir la inundación al cambio climático es irresponsable debido a que las autoridades permitieron las urbanizaciones donde no debían y violentan el ciclo del agua: “Han sido omisos o cómplices en el desarrollo habitacionales. No se vale atribuir el problema al cambio climático porque no contamos con un sistema de medición (…) y no hay voluntad política”.

A esto se le suma que las decisiones públicas priorizan el desarrollo urbano de empresarios corruptos insensibles a los temas ambientales: “Este sector inmobiliario solo verá su interés aliado con la autoridad en turno, son actitudes de personales, lejos del interés común”.


Territorio es un medio libre e independiente que busca producir periodismo balanceado, abierto y de calidad.  Tu contribución es muy importante para continuar, alcanzar a más personas, mantener nuestra independencia editorial de intereses ajenos y ofrecer trabajo seguro, estable y suficiente para nuestros periodistas. Hay distintas formas de apoyarnos, asistiendo a alguno de nuestros cursos en plural.mx, obteniendo alguno de nuestros productos en Bicho difícil o donando directamente en nuestra página.

Gracias.

#TerritorioBienPúblico