Por qué sí o por qué no el regreso a clases presenciales

El dilema educativo

Por qué sí o por qué no el regreso a clases presenciales
Diseño: Marce Gámez

Desde julio, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el regreso a clases presenciales sería un hecho en septiembre, lo que abrió la puerta al debate y a quienes se dicen en contra o a favor de la medida.

El anuncio se dio a la par del inicio de la tercera ola de contagios por COVID-19 en México que ha traído consigo la variante Delta que ha generado un incremento de casos en los contagios, en las hospitalizaciones y ahora también los contagios en niños, niñas y adolescentes.

El anuncio oficial de la Secretaría de Educación Pública (SEP) fue que los niños, niñas, adolescentes y jóvenes volverán a clases presenciales aunque no es obligatorio y las escuelas deberán cumplir con medidas de salubridad con el fin de mitigar lo más posible los contagios.

¿Por qué no a las clases presenciales?

El aumento de las cifras por contagios de COVID-19 y los récords que se rompen todos los días por personas que dan positivo ha llevado a expertos y expertas a resistirse al regreso a clases.

De acuerdo con el conteo de contagios de la Universidad Johns Hopkins, en los últimos 14 días (del 7 al 20 de agosto) se han registrado en Jalisco 13 mil 719 nuevos casos de personas infectadas; y tan solo el viernes pasado mil 521 casos nuevos. Jalisco venía de un nivel de contagios bajos, por ejemplo, el 18 de mayo se registraron solo 56 nuevos infectados, y el 18 de junio fueron 61.

De acuerdo con Mural, el Sistema Radar Jalisco reportó en todo 2020, 42 mil 651 contagios entre personas de 6 a 17 años, mientras que, en lo que va del año, hasta el 10 de agosto, iban 54 mil 939, es decir, un incremento del 28%.

La variante Delta ha hecho que, a nivel mundial, aumente el número de contagios entre niños, niñas, adolescentes y jóvenes quienes además aún no tienen acceso a la vacuna. En julio se registraron 22 mil 818 contagios, el 41% del total registrado de enero a la fecha, es decir, un promedio 736 al día. Además, del 1 de enero al 8 de agosto, 883 menores de 6 a 17 años han sido hospitalizados.

Ante las cifras que aumentan todos los días, lo ideal sería no plantear un regreso a clases presencial y no exponer a la población, según opinó el médico infectólogo Héctor Raúl Pérez.

“En este momento en el que existe una actividad importante de la pandemia a nivel mundial, nacional y estatal pues el regreso a clases presenciales probablemente no sea el mejor momento, el mejor sería en el descenso de la pandemia”.

El problema, además del contagio de niños y niñas, explicó el especialista, es que con el regreso a clases presenciales con la variante Delta, que se transmite con mucha más facilidad, el resto de la población también está en riesgo: los padres y madres de los estudiantes, las y los profesores, y demás personas que tengan primeros o segundos contactos con quienes van a la escuela.

Tanto el gobierno federal como estatal han defendido el regreso a clases.

"Vamos a regresar a clases y si hay personas, padres de familia, madres de familia que no quieren que sus hijos regresen, pueden tener el modelo de educación a distancia", dijo este mes el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro.

Por su parte, Gatell aseguró que no es para alarmarse porque las muertes de niños, niñas y adolescentes no van a la alza. “Y todas estas ideas que han circulado de que ahora es una epidemia de adolescentes y niños no tienen un sustento de evidencia ni en México, ni en ninguna otra parte del mundo", comentó el 10 de agosto.

Sin embargo, Héctor Raúl Pérez aclaró que cualquier cifra debe de ser tratada con precaución sin esperar a que crezcan.

“En todo momento debemos estar muy preocupados ante la presencia de fatalidades en cualquier grupo de la población, no se diga jóvenes, adolescentes y niños”, e insistió en que en cuanto vuelvan a clases hay que vigilar todos los días las cifras para que en cuanto incrementen los casos o la letalidad inmediatamente se dé marcha atrás en las escuelas.

Lo principal entonces es asegurar que se cumplan todas las medidas de salubridad que determinó el gobierno federal a partir de septiembre:

Crear un Comité Participativo de Salud Escolar
Mandar a los alumnos con gel antibacterial y cubrebocas
Lavarse constantemente las manos con agua y jabón
Usar el cubrebocas correctamente
Mantener la sana distancia de 1.5 metros
Usar los espacios abiertos
No habrá ceremonias y reuniones generales
Si hay alguna sospecha de COVID-19 avisar de manera inmediata
Los docentes podrán inscribirse a cursos en línea de apoyo socioemocional
El uso de uniforme no es obligatorio.

Y aunque se dijo que los padres debían de firmar una carta de responsabilidad donde autorizan a sus hijos asistir de manera presencial, esta ya no será necesaria según lo informó el presidente esta semana.

La asistencia a clases no es obligatoria ni para las y los alumnos ni para las y los profesores.

¿Por qué sí a las clases presenciales?

Además de las cifras de menores contagiados, hay otras igual de alarmantes sobre el número de suicidios, homicidios y violencia intrafamiliar que se han disparado a raíz de la pandemia y de que las niñas, niños y adolescentes pasan más tiempo en casa.

La subsecretaría de derechos humanos, población y migración, publicó el 19 de agosto un estudio sobre el impacto de la pandemia en niñas y niños. En el advierten que el confinamiento, la suspensión de clases y la poca movilidad han generado estragos en las infancias en áreas como su desarrollo y salud mental; en su proyecto de vida; deserción escolar; e incremento en la violencia contra ellos y ellas.

De marzo a junio se registraron máximos históricos en el incremento a la violencia intrafamiliar; y de enero a junio del 2021 aumentó 24% el número de carpetas de investigación por este delito en comparación con el primer semestre del 2020.

Fuente: Impacto de la pandemia en niñas y niños. Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración. Secretaría Federal de Gobernación 

Una de las cifras más alarmantes es la de los suicidios que alcanzó la cifra récord. En 2020 hubo mil 150 suicidios de niños, niñas y adolescentes; la tasa incrementó un 12%. Los suicidios de niñas y niños entre 10 y 14 años aumentaron 37%; y 12% en mujeres adolescentes de entre 15 y 19 años.

Fuente: Impacto de la pandemia en niñas y niños. Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración. Secretaría Federal de Gobernación 

Como sucede en todo el país, las niñas y mujeres son las más vulnerables. En el 2020 se registró que el 75% de las lesiones infantiles suceden en el hogar, y de estas, el 81% de las víctimas fueron niñas y adolescentes mujeres. Lo mismo ha sucedido en el primer semestre de este año donde en el 92% de los casos, las niñas y adolescentes son las más violentadas ya sea de manera física, psicológica, sexual, económica o abandono.

Es entonces que ante las cifras tan alarmantes, la Subsecretaría coordinada por Alejandro Encinas estableció como acción prioritaria el regreso a clases ya que estos son “espacios de convivencia que permiten prevenir y detectar otro tipo de violencias”.

Para el especialista Juan Carlos Silas, es inaceptable que las escuelas en México lleven tanto tiempo cerradas, son pocos los países que siguen así.

“Las escuelas son importantes para las comunidades y para los países, son como el elemento de cohesión social, entonces el hecho de que México haya pasado tanto tiempo con la escuela cerrada (solo Bangladesh está por arriba de nosotros) es terrible”.

La discusión, aseguró, no debería centrarse en si se abren o no las escuelas, sino cómo. El doctor en educación superior e investigador en temas educativos celebró que el gobierno descartara la carta de responsabilidad y la catalogó como innecesaria. “Creo que más bien debe ser una cosa informativa, comprometerse a monitorear la salud de los niños, si hay síntomas no llevarlos a la escuela”.

Pero insistió en que lo realmente importante serán los Comités Participativos de Salud Escolar quienes vigilarán e informarán a las autoridades si el modelo funciona o si se deben de aplicar más medidas de prevención.

Además, estos Comités serán la voz de los profesores, un sector que ha tenido que trabajar dobles o triples jornadas con poca información y pocos recursos pero que la mayoría han logrado sacar adelante la educación de sus alumnos. Este nuevo modelo de presencialidad seguirá siendo complicado para ellas y ellos ya que los alumnos no están obligados a ir por lo que tendrán que impartir clases presenciales, a la distancia y de manera híbrida.

“Eso le mete muchísima presión a los maestros. Ellos han sacado la casta, el problema es que llevan 18 meses sacando la casta”, reconoció Silas y recalcó que no se trata de volver a clases y pretender que el ciclo escolar será como antes de la pandemia, sino que hay que enfocarse en que aprendan los objetivos principales de cada curso.

Hay que reconocer que las y los estudiantes llegarán con muchos huecos, insistió, y lo mejor es “concentrarnos en los mínimos indispensables (de las asignaturas) porque el tiempo no va a dar, hay que priorizar y dedicarse a lo central”.

Al final, las clases presenciales en el país y en el estado serán una realidad a partir de septiembre, ahora el reto principal es garantizar que las y los estudiantes continuen con sus estudios y se dejen de violar sus derechos dentro y fuera de las aulas.


Territorio es un medio libre e independiente que busca producir periodismo balanceado, abierto y de calidad.  Tu contribución es muy importante para continuar, alcanzar a más personas, mantener nuestra independencia editorial de intereses ajenos y ofrecer trabajo seguro, estable y suficiente para nuestros periodistas. Hay distintas formas de apoyarnos, asistiendo a alguno de nuestros cursos en Plural, obteniendo alguno de nuestros productos en la tienda o donando directamente en nuestra página de donaciones.

Gracias.

#TerritorioBienPúblico